oct 26, 2010

Publicado por en Cine, Reflexiones

Películas sobrevaloradas

Todos hemos visto alguna película por recomendación de un familiar o amigo, o guiados por las críticas especializadas, que nos han dicho que es una obra maestra y, con mejores o peores argumentos, han llegado prácticamente a convencernos de que es imposible que no nos  guste a menos que no tengamos ni idea de cine o carezcamos por completo de gusto y criterio. Y muchas veces nos ha pasado que, tras ver la dichosa película, nos ha parecido la hora y media (en los peores casos, puede que más) más tirada a la basura de nuestra vida, y nos hemos acordado de todo el árbol genealógico de quien tanto nos la alabó.

En caso de que sencíllamente la viéramos por la tele en un momento en el que no daban otra cosa, no le habríamos dado más importancia que la de haber visto una mala película. Pero, cuando además comenzamos a oir a todo el mundo hablar de lo grande que era ese filme y a ridiculizarnos por no compartir su opinión, acabamos por aborrecerla de veras, hasta el punto de llegar a odiar la película, a su creador, y sobre todo, a sus deleznables seguidores.

Hoy, en un momento de reflexión, he creado mi Top 5 personal de películas que he llegado a aborrecer, no sólo por lo terriblemente soporíferas que me parecen, sino porque además todo el mundo que me rodea parece adorarlas hasta el punto del fanatismo. ¿Cuáles son las vuestras?

5- MAR ADENTRO

Me gusta Amenábar. Desde que lo descubrí con Tesis (1996) me ha parecido uno de los directores españoles más interesantes, con películas originales e intrigantes, que va más allá del cine típicamente español, generalmente dividido en 3 sub-estilos: la comedia fácil, los dramas familiares y/o de prostitución, transexuales y drogadictos (esto podría llamarse también “género Almodóvar”), y la Guerra Civil Española. Pero en esta película cayó en el efectismo barato de aprovechar el tirón mediático de Ramón Sampedro y el debate moralista sobre la eutanasia que éste generó. Una película aburrida y lacrimógena, únicamente disfrutable por señoras de mediana edad deseosas de sacar el pañuelo y llorar a moco tendido durante un rato sin que nadie les mire mal por ello. Qué mejor para eso que una sala de cine a oscuras, rodeadas por unas cuántas señoras más como ellas. Pero claro, el protagonista es Javier Bardem, y no se puede decir que una película donde participe es mala, porque todo el mundo sabe que es un gran actor. Si dices lo contrario, no tienes ni idea de cine.

4- EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON

Cuando vi que esta película tenía 13 nominaciones a los Oscars, literalmente aluciné. Esperaba una película a lo Forrest Gump, larga pero entretenida, llena de anécdotas curiosas y divertidas. Nada más lejos de la realidad. El filme dura casi 3 horas, y en todo el metraje no ocurre absolutamente nada. Actuaciones insípidas a más no poder, carentes por completo de emoción. Una escena donde se reencuentra con su padre, que debió ser increíblemente emotiva, se desarrolla como si hubiese quedado con el vecino a tomar un café. Su pseudo-romance con la niña no llega ni por asomo a reflejar un parecido con la tormentosa relación llena de altibajos de Tom Hanks y Robin Wright en la película de Zemeckis. Encuentros insulsos y anodinos que nunca terminan en nada, y que al final pretenden sorprendernos (Atención, SPOILER) descubriéndonos que ella estaba embarazada de él, cosa totalmente predecible porque si después de tanto tiempo perdido como mínimo no tiene descendencia, es que realmente su vida ha sido un sin sentido. Finalmente se llevó un Oscar por los efectos visuales, que no compensan el haberse tragado semejante bodrio.

3- MULHOLLAND DRIVE

Aquí podrían extrapolarse todas las películas de David Lynch, director sobrevalorado por excelencia. Para mí, amante de la ciencia ficción y de las películas un tanto surrealistas, uno de los dos tipos más odiosos de género junto a David Cronenberg, con el don de convertir un argumento en un principio altamente interesante y atractivo en un completo despropósito capaz de aburrir hasta a un mono con unos platillos. Pero cualquier gafapasta que gusta de ir de entendido en cine, arte y demás modernidades supuestamente intelectuales y que les desmarcan del resto de ovejas del rebaño, nos dirá que si no nos ha gustado alguna de sus películas es porque, evidentemente, no somos entendidos en cine, arte y demás modernidades supuestamente intelectuales. Hay que ser un erudito para poder apreciar la obra del “gran” David Lynch. Pues bien, que se amarguen los eruditos, que yo no veo una película para dormirme. Como es habitual en el cine de este individuo, nos encontramos con numerosas escenas oníricas, es decir, que la mitad de la película están soñando o alucinando. Realmente la trama es tan sencilla como que una lesbiana ha matado a su amante y tiene remordimientos, que seguramente junto al consumo de más drogas de las que debiera, le hacen tener sueños demasiado reales y a la vez carentes de sentido, a lo que añadiendo el fácil recurso de un final abierto para librarse de explicar las cosas que no se entienden, que son muchas (por el hecho de que realmente no tienen explicación), le da la excusa perfecta al director para ofrecer su película como una obra maestra llena de detalles que tan sólo un hábil y observador entendido en las oscuras artes del cine es capaz de interpretar correctamente. Y en esto se escudan sus seguidores para dárselas de expertos en la materia, aburriéndonos con sus fútiles interpretaciones. Pues déjenme decirles una cosa. No, no han entendido la película, porque no hay nada que entender. Sólamente es un rollo patatero.

2- LUCÍA Y EL SEXO

A priori, una película con Elena Anaya y Paz Vega desnudas no puede ser una mala película. Craso error. Lo que es un gran reclamo para el público masculino, acaba por no merecer el esfuerzo de soportar tamaño bodrio insufrible. Estoy harto de oir hablar del preciosismo poético de las imagenes y de la sensibilidad artística de Julio Medem, otro que, como Lynch, convierte en sopor todo lo que toca, cambiando la ciencia ficción por el erotismo. Si quiero disfrutar de la fotografía, voy a ver una exposición fotográfica o me voy yo mismo a hacer fotos a la playa (¿y esa sobreexposición en las escenas con sol? claro, será a propósito porque es artístico). No necesito aguantar la voz de carajillo de Najwa Nimri y un montón de parloteo de enamorados y dramones dirigidos a arañar algún premio de la crítica. Además, las coincidencias entre gente que no se conoce y que acaba en el mismo lugar son más forzadas que en la serie de Perdidos, donde como mínimo crean algo de intriga. Aquí, a nadie le importa.

1- AMÉLIE

Para mí, la película más sobrevalorada de cuantas he visto y oído. Por alguna razón que desconozco, parece gustar absolutamente a todo el mundo. Pero no gustar como una buena película, no. No he encontrado una sola crítica que la ponga a un nivel inferior al de Obra Maestra, y sus fanáticos, especialmente mujeres, serían capaces de acuchillarte si osas pronunciar una mala palabra contra esta película. Pero es lo más aburrido, cursi, ñoño y absurdo que ha parido cineasta. Por lo general no me gusta el cine francés, pero esta cinta se lleva la palma. Únicamente apta para niñatas inmaduras que se pasan el día suspirando por su príncipe azul imaginario en su mundo lleno de caramelo y algodón de azúcar. Empalagosa hasta decir basta. Mi sorpresa especialmente ha sido al encontrarme también con fanáticos masculinos de esta sarta de chorradas protagonizada por una actriz con cara de necesitar urgentemente ser internada en un psiquiátrico. Creo y espero en lo más profundo de mi corazón, que defienden el filme únicamente por quedar como chicos sensibles a los ojos de sus acérrimas seguidoras en un vano intento por conseguir despertar el interés de estas jovencitas tontas y fácilmente enamoradizas, lo cual encuentro altamente patético pero al fin y al cabo comprensible. Si realmente les gusta, dudo tanto de su criterio como de su sexualidad.

VN:F [1.9.7_1111]
Puntuacion: 0.0/10 (0 votos)
VN:F [1.9.7_1111]
Rating: -1 (from 1 voto)
Comparte:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Live
  • Meneame
  • Tumblr
  • Twitter
  • email
  • FriendFeed
  • Bitacoras.com

Artículos Relacionados:

Responder