mar 12, 2011

Publicado por en Cine

Perfect Blue

Hoy os hablaré de Perfect Blue (1998), una película basada en la novela homónima de Yoshikazu Takeuchi y que en un principio estaba pensada para ser filmada como una película de acción real, pero que por problemas económicos acabó convirtiéndose en una cinta de animación japonesa (anime), ya que vio muy reducido su presupuesto. A pesar de ello, y para quien todavía continúe pensando que los dibujos animados son exclusivamente para el público infantil, nos encontramos ante un thriller psicológico definitivamente orientado al público adulto, contando con escenas de desnudos y de violencia explícita y tocando temas como el paso de la pubertad a la adultez, la ansiedad, la obsesión y los problemas psicológicos tales como el Trastorno de identidad disociativo. Fue la Opera Prima de su director, Satoshi Kon (Millenium Actress, Tokyo Godfathers, Paprika), quien se aleja del anime convencional, haciendo un cine bastante complicado y distinto a lo que estamos acostumbrados.

 

El argumento gira en torno a la joven Mima, una Idol japonesa integrante de CHAM, trío de J-Pop en momento de ascendente éxito. Mima decide que no quiere continuar como Idol ya que la fama de éstas es efímera y le gustaría iniciar una carrera como actriz, donde se la deje de considerar una niña y se la tome más en serio. Pero su carrera no acaba de despegar, se ve obligada a rodar escenas de alto contenido erótico que no la hacen sentir bien consigo misma y ve como CHAM, ahora como dúo, crece enormemente en éxito sin ella. Además, un extraño fan obsesionado con ella la sigue allá a donde va, descubre una página web donde alguien, haciéndose pasar por ella, cuenta a modo de diario toda su vida, con detalles que nadie más que ella debería conocer, y se comienzan a suceder misteriosos asesinatos de gente de su entorno de trabajo. Bajo tanta presión y dudas, la mente de Mima comenzará a jugarle malas pasadas, llegando a ver a un doble de ella misma que afirma ser la auténtica mima y que ella no es más que una impostora que está manchando su imagen.

 

Así pues, y acercándonos a la inestabilidad mental de la protagonista, nos encontramos con que hay cambios bruscos de una escena a otra, entrelazando su vida personal y profesional de forma súbita, que nos hace desconcertar y dudar de si lo que estamos viendo es real, parte de su trabajo en una serie de televisión o producto de su imaginación, lo que nos ayuda a meternos en la piel de Mima y sentir su agobio, miedo y desorientación. Aunque en muchos momentos nos de la sensación de que lo que vemos no tiene sentido, todo está perfectamente entrelazado aunque tal vez requiera de más de un visionado para llegar a captar todos los detalles. Sin duda una película interesante que ha inspirado a más de un director de occidental (Darren Aronofsky compró los derechos para rodar la escena del baño en su “Requiem Por Un Sueño” (2000) y se ha basado en ella también en “Cisne Negro” (2010) para los trastornos de personalidad de Natalie Portman) y a la que merece la pena dar una oportunidad si os gusta el cine un tanto distinto y que hace pensar un poco, seáis amantes de la animación o no.

VN:F [1.9.7_1111]
Puntuacion: 0.0/10 (0 votos)
VN:F [1.9.7_1111]
Rating: +1 (from 1 voto)
Comparte:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Live
  • Meneame
  • Tumblr
  • Twitter
  • email
  • FriendFeed
  • Bitacoras.com

Artículos Relacionados:

Responder