may 9, 2011

Publicado por en Cine

Alien vs Ninja

Los seguidores del cine gore y de terror de bajo presupuesto saben de sobra que Japón es una mina en cuanto a películas bizarras y extravagantes. A quien guste de este tipo de cintas, no le serán desconocidos los nombres de Takashi Miike (Ichi The Killer), Yoshihiro Nishimura (Tokyo Gore Police), Noboru Iguchi (Machine Girl), Sion Sono (Suicide Club), o Yuji Shimomura (Death Trance), todos ellos muy versados en el arte de la sangre y la casquería nipona. Pues bien, estos señores han unido sus fuerzas en un nuevo sello llamado Sushi Typhoon, que será el responsable de la próxima oleada de cine gore y ultraviolento con aires de serie z en el país del sol naciente. Y su primera producción es la que hoy nos ocupa: Alien vs Ninja (2010) dirigida por Seiji Chiba.

 

 

En algún punto del Japón feudal (aunque nadie lo diría por las modernas armaduras estilo airsoft con enganches de plástico de mochilas de colegio) dos señores de la guerra envían a luchar a sus clanes de ninjas a un bosque. Yamata, lider del clan Iga Ninja y el clásico temerario sediento de combates, ve caer del cielo un objeto rodeado en llamas cuando volvía de una de sus incursiones, y vuelve raudo a su aldea para informar a su señor. Éste le ordena ir a investigar, así que reúne a su grupo y van a ver de qué se trata, para encontrarse nada menos que con un montón de alienígenas asesinos que no tardarán en diezmar al clan de ninjas, quedando solo algunos supervivientes, que tratarán por todos los medios de vengar a sus compañeros caídos y acabar con la amenaza extraterrestre.

 

 

La película es entretenida, pero con los handicaps del cine de bajo presupuesto. Los aliens son una suerte de masillas de los Power Rangers con cabeza de delfín con pinchos, que expulsan muñecos de goma que se introducen en los cuerpos de las víctimas a las que no han descuartizado para convertirlos en zombies a su servicio. Cuentan con unas largas colas que, junto con sus enormes saltos de árbol en árbol, forman unos efectos CGI que se pueden ver sin echarse a llorar, aunque en comparación con el cine actual no son nada del otro mundo. Bastante sangre y miembros mutilados, algunos personajes demasiado ridículos que dan el toque humorístico perseguido, y unas coreografías de lucha que no están del todo mal, acaban de dar forma a una película que cumple su objetivo: hacer pasar unos cortos 81 minutos entretenidos y divertidos de sangre y artes marciales, para ser olvidada al día siguiente.

 

 

VN:F [1.9.7_1111]
Puntuacion: 0.0/10 (0 votos)
VN:F [1.9.7_1111]
Rating: 0 (from 0 votos)
Comparte:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Live
  • Meneame
  • Tumblr
  • Twitter
  • email
  • FriendFeed
  • Bitacoras.com

Artículos Relacionados:

Responder